Historias sobre ruedas, así fue el Desfile de Autos Clásicos y Antiguos de la 65 Feria de Cali

Las placas azules distinguen a la mayoría de automóviles clásicos y antiguos, es decir, carros que hayan superado los 50 y 35 años respectivamente, y que conservan sus características originales de fábrica, presentación y funcionamiento. Ayer, en el tradicional Desfile de Autos Clásicos y Antiguos de la Feria de Cali, a lo largo de casi 6 kilómetros (desde la Autopista Suroriental hasta el Parque Alameda), circularon 220 automóviles, entre ellos, 50 con placas azules, que son considerados patrimonio automotor de Colombia.

Fueron más 300 vehículos. Así como las placas azules, también participaron otras joyas rodantes históricas, carros hasta con un siglo de fabricación, como un Citroen de 1922, o un DeSoto de 1929. Igualmente 60 bicicletas antiguas y más de 30 motos clásicas, Hondas de los años 70 y 80, y Vespas de los 50 y 60. Cabe destacar que cada conductor y sus acompañantes, para participar en el desfile, también vistieron atuendos de la época en que se construyeron sus vehículos.

Desde el año 2000, la Asociación Amigos de los Autos Antiguos (AAAA), conocida como las 4A, organiza el desfile automotor de la Feria de Cali, y destina los recursos obtenidos de la comercialización del evento a instituciones sociales. Este año el apoyo será para la Fundación El Cottolengo, dedicada al cuidado de adultos mayores en Cali y Jamundí.

Se trata de un automóvil deportivo y convertible, modelo de colección de la prestigiosa marca alemana. Su actual propietario, Carlos Sarasti, lo recibió de su padre Rodrigo Alberto Sarasti Jaramillo, quien a su vez fue el fundador de la AAAA en Cali; por lo que el descapotable lleva en su familia alrededor de 25 años.

Las letras SL del modelo significan “deportivo ligero” en Alemán, se fabricaron entre 1974 y 1981, solo 10.666 ejemplares, muchos de los cuales siguen siendo funcionales aunque de colección, no solo por su marca, sino por el elegante diseño retro característico de los años 70. Fue uno de los modelos con placa azul que desfiló ayer en Cali.

Mercedes Benz 280 SL de 1979

Chevrolet Bel Air de 1954

Chevrolet Bel Air de 1954

Hace 20 años, Guillermo Zapata se hizo a un Chevrolet Bel Air, tipo coupe, de 1954. El vehículo pertenecía a su hermano, y para ambos, simbolizaba la infancia, porque su padre tuvo un carro cuatro puertas del mismo modelo, en el que salían a paseos familiares.

“Lo conservo en recuerdo de mi padre”, comenta. Ahora, a sus 72 años, Guillermo es uno de los coleccionistas caleños que desfila cada año en su amplio Bel Air, denominación que se le dio en los años 50 a los autos de lujo de la General Motors Corporation. “Es uno de los desfiles que más gente congrega en Cali, cada carro tiene una historia y la gente recuerda otras épocas”, agrega el coleccionista.

Ford Customline de 1953

Ford Customline de 1953

Hace 25 años en la bodega de una finca, en Palmira, Richard López encontró una joya automotriz, se trataba de un Ford 53 que ya nadie usaba, puesto que su antiguo dueño había fallecido. Richard lo rescató de la bodega y luego lo restauró con repuestos originales y, el vehículo, uno de los primeros automáticos de la Ford, volvió a rodar.

Al poco tiempo obtuvo las placas azules, y ha participado desde el primer desfile de automóviles de la Feria de Cali. “Siempre me ha gustado coleccionar carros, aunque funcionan muy bien solo los uso para ir a desfiles, no solo en Cali, también lo he llevado a Medellín, Popayán y Pereira”, asegura Richard López.

Camioneta Ford de 1928

Camioneta Ford de 1928

El vehículo fue hallado en Argentina, no tenía el mejor estado pero su valor histórico era incalculable, por lo que fue adquirido por Carlos Sarasti y traído por tierra hasta Cali, donde la restauró completamente; las piezas que requirió se importaron desde Estados Unidos.

Las características más visibles de la Ford 28, es que tiene platón trasero de carga, cabina para dos personas y volante al lado derecho. Se fabricó a principios del siglo XX para el trabajo en las granjas y en las fincas. Debido a su antigüedad quedan muy pocas en el mundo. Este modelo, placa azul, y otro automóvil Ford 28 abrieron el Desfile de Autos Clásicos y Antiguos.

Fuente: https://www.elpais.com.co/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *