El arte sonoro latinoamericano se muestra en Miami

El sonido de los besos de una familia, una interpretación al piano de Chopin mientras se derrama cera líquida caliente sobre el teclado o el paisaje sonoro de Times Square, en Nueva York, son algunas de las obras de la muestra Más allá de los sonidos del silencio: artistas latinoamericanos que conectan arte, sonido y sociedad que está en exhibición hasta el 2 de octubre en el Lowe Art Museum de la Universidad de Miami (UM).

Es una una exposición multisensorial de arte sonoro latinoamericano que reúne 40 trabajos de una veintena de artistas, donde “el sonido es el elemento primordial: oír, sentir, percibir”, dice Adriana Herrera, curadora de la exposición.

Se trata, en palabras de Herrera, de la primera propuesta expositiva multisensorial de “arte sonoro” latinoamericano que se realiza en la costa este estadounidense, una exhibición que explora y expande “nuestra forma de relacionarnos con la realidad y escuchar”, de “abrir más nuestros sentidos a las cosas pequeñas, lugares o el lenguaje de los animales”.

Una exhibición, dice, que incita al visitante a ahondar en un “paisaje lleno de fragmentos sonoros de la realidad” mientras presencia video-performances, proyecciones de hologramas, voces de mujer hablando en aymara o escucha botellas silbadoras (instrumento originario de Ecuador). Esta apuesta artística hibrida tecnología, prácticas poéticas, arte, formas de memoria y percepción en tres partes conceptuales diferenciadas: instrumentos sonoros, presencia de legados indígenas y africanos (objetos o sonidos grabados que conectan con rituales ancestrales) y arte sonoro.

Así, el mexicano Manuel Rocha Iturbide presenta dibujos como si fueran partituras que tienen el potencial de ser interpretadas de forma musical, si se codifican los diferentes trazos. O piezas desmontadas de un viejo piano “que lo acompañó durante su vida y es hoy un homenaje” a este instrumento, acota Herrera, del Colectivo Curatorial Aluna.

Tatiana Blass (Brasil, 1979) ofrece una performance, video e instalación titulada “Piano sordo”, una serie de obras sobre la relación entre el sonido y el silencio que combina la actuación en vivo, un piano de cola y cera líquida. Un pianista toca piezas de los “Nocturnos” de Chopin y, mientras realiza su interpretación, varios hombres derraman cera líquida caliente y vaselina en el interior del piano hasta que este se desafina y su sonido se va ensordeciendo.

La muestra incluye artistas de 10 países (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, México, Perú, Uruguay y Venezuela) y profundiza en “la relación entre formas y lenguajes en los instrumentos musicales”, entre estos la voz humana, y “tradiciones indígenas y arte contemporáneo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.